A lo largo de los más de 30 años de existencia, en nuestra fábrica de toldos en Las Palmas hemos utilizado diferentes tipos de tejidos para la confección de las lonas de nuestros productos. Lejos quedan ya aquellos tiempos en los que prácticamente todos los toldos se fabricaban con una lona de algodón, muy resistente, sí, pero sus colores no soportaban la acción de los rayos ultravioleta y su capacidad para absorber el agua de la lluvia terminaba por pudrir la lona. En la actualidad, las fibras sintéticas han sustituido prácticamente al algodón en la fabricación de lonas.

La lona de fibra acrílica es la más utilizada en nuestra fábrica de toldos de Las Palmas. La pervivencia de sus colores se logra al impregnar el color durante el proceso de fabricación de la misma fibra, lo que garantiza unos colores brillantes y duraderos. Además, las lonas reciben un tratamiento específico para que sean repelentes al agua; es decir, que el agua resbale por la tela en lugar de impregnarse.

También empleamos otros tipos de tejidos, como el poliéster, muy resistente a las roturas, o el polipropileno, muy atrayentes por sus bajos costes, pero mucho menos resistentes a los rayos ultravioletas, que terminan por comerse los colores.

En los últimos años hemos trabajado con lonas microperforadas, compuestas de una estructura de hilo de poliéster o fibra de vidrio recubiertos con PVC. Se lavan muy fácilmente y resisten muy bien a lo largo del tiempo. Los toldos equipados de lonas microperforadas que fabricamos en Toldos Islatold regulan el calor y la luz en el interior de una habitación y protegen a quienes allí viven de la mirada exterior, al tiempo que conservan la visibilidad.