Como fábrica de toldos en Las Palmas consideramos importante que todos sepáis bien cómo debemos limpiar estos productos antes de comprarlos. Como seguramente ya sabes, sus lonas se manchan mucho por el polvo, la lluvia, la contaminación, los mosquitos, las aves, las hojas de los árboles… Es fundamental eliminar estas partículas para que el tejido no se pudra y nos veamos obligados a sustituir la lona.

Limpiar los toldos no es una tarea muy complicada, pues basta con agua, jabón neutro y un cepillo de cerdas suaves. La mayor dificultad la encontramos para llegar hasta las zonas más altas o alejadas. Para poder acceder bien a todos los rincones, te recomendamos usar una escalera que quede bien fija en el suelo.

En nuestra fábrica de toldos en Las Palmas, producimos modelos con lonas de distintos materiales que incluyen un tratamiento impermeabilizante. Para no estropear este efecto, debemos evitar la utilización de productos abrasivos para su limpieza. Como decíamos, es suficiente con una solución sencilla de agua con jabón neutro. Frotamos con un cepillo de cerdas suaves y acabamos aclarando con agua limpia.

Con esta técnica, es suficiente para eliminar la suciedad que se acumula en los toldos. Eso sí, recomendamos limpiarlos con cierta frecuencia para que las partículas de polvo y otros restos no se queden incrustados en los tejidos y luego cueste mucho trabajo quitarlos.

Desde Toldos Islatold, aconsejamos limpiar bien los toldos plegables o enrollables al final del verano. Así se conservarán en buen estado los meses que no los utilicemos. Es importante que nos aseguremos de que estén secos cuando los guardemos. Si no, pueden aparecer hongos, moho u otras manchas.