Los profesionales del montaje de toldos en Las Palmas sabemos que, una vez tomada la decisión de instalarlos, existen dos cuestiones claves que hay que decidir: el tipo y el color de los mismos.

Ya hemos hablado en alguna ocasión, como especialistas en el montaje de toldos en Las Palmas, de algunas consideraciones e influencias del color sobre los mismos. Sin embargo, en este artículo queremos ser todavía más específicos: vamos a enseñarte cuáles son las cuestiones distintivas de los toldos oscuros.

Para empezar, cabe decir que, en general, resultan más opacos y, en consecuencia, ofrecen una mejor sombra. Como contrapartida restan iluminación y, posiblemente, irradiarán más calor. Es decir, los toldos claros emiten menos calor hacia abajo, si bien suelen causar brillos inadecuados e incómodos cuando el sol incide directamente en ellos.

Lo cierto es que, actualmente, la mayoría de los toldos que se están instalando son de tono oscuro, los cuales, como ya hemos dicho, protegen mejor del sol pero irradian más cantidad de energía al entorno.

Entre las razones principales que impulsan esta elección preferente figuran los criterios estéticos. Salvo excepciones, los toldos oscuros resultan mucho más discretos y fáciles de armonizar con la mayor parte de las fachadas. Por otra parte, cuando hablamos de toldos comerciales, la integración de la identidad corporativa en ellos suele resultar elegante y positiva.

En términos de vida útil, por último, cabe añadir que normalmente son más resistentes a la exposición solar continuada: todos los colores tienden a la larga a ir perdiendo parcialmente su color, sobre todo en función del material utilizado. Pasar de oscuro a un poco menos no es tan incapacitante como hacerlo de una tonalidad clara a otra mucho más.

En cualquier caso, acude a profesionales especializados como nosotros, Toldos Islatold, para recibir toda la información cualificada antes de tomar tu decisión.