Como ya te hemos contado en más de una ocasión, instalar toldos en Las Palmas es la mejor opción para sacar el máximo partido a la terraza o al balcón de tu casa, especialmente durante los meses de verano en los que nos protegen del sol y el calor.

Con la llegada del frío, el toldo deja de ser tan necesario y el tiempo que está desplegado pasa a ser cada vez menor hasta que llega un momento en el que prácticamente no lo usamos. Antes de que llegue ese momento, es aconsejable realizar una buena limpieza de nuestro toldo para que éste no se deteriore y se encuentre en perfectas condiciones cuando llegue la hora de volver a utilizarlo.

Existen toldos en Las Palmas cuya limpieza puede resultar especialmente compleja al no ser desmontables. En estos casos lo mejor es que acudas a una empresa profesional o bien tomes las medidas de seguridad adecuadas para poder efectuar una limpieza sin riesgo.

Si el toldo de tu terraza o balcón puede desmontarse o admite una posición que te permita acceder a toda la tela de forma seguro, entonces puedes proceder a limpiarlo para lo que simplemente necesitas agua, jabón neutro y un cepillo de cerdas con dureza media. Normalmente la suciedad del toldo proviene de la contaminación, el aire y los agentes atmosféricos.

Si tiene alguna mancha provocada, por ejemplo, por los excrementos de pájaros, lo mejor es que ablandes los restos con agua muy caliente o bien aplicando un producto desinfectante. Con estas medidas, lo más probable es que la mancha se vaya sin problemas.

No olvides que esta operación debes realizarla tanto por la cara externa como por la cara interna del toldo que aunque no esté expuesta a la intemperie, también se ensucia y coge polvo, especialmente en las juntas y esquinas.

Y ya por último, en Toldos Islatold te recomendamos que si vas a retirar el toldo, lo hagas cuando esté totalmente seco para que no se estropee y si vas a dejarlo instalado pero plegado en tu terraza, no lo cierres hasta que la tela no esté totalmente seca.